IBIZA EN 7 DIAS

Escrito por rakelclemen 22-09-2017 en Ibiza. Comentarios (0)

7 días en un lugar dan para mucho, así que aquí relataré las cosas que más me han gustado y las que menos. Hay que tener en cuenta que me he movido en autobús: Por cierto, como punto a favor y después de las críticas que había oído, todos fueron muy puntuales. La dificultad está en cuadrar horarios, porque muchas veces solo hay 3 autobuses para ir y 3 para volver, así que hay que hacer una especie de Tetris con los horarios si quieres ir a más de un lugar.

Mis momentos favoritos allí han sido paseando por la parte antigua de la ciudad, perderme por sus callejuelas estrechas, entrar en un edificio, visitar un museo, observar a la gente. Tanto de día como de noche es una maravilla callejear y disfrutar del lugar. De complemento recomiendo ir al Museo Arqueológico (los domingos es gratis) y bajar a la necrópolis, me sorprendió muy gratamente y es una buena forma de conocer la historia de la isla.

La excursión a Formentera es obligada. Ahí sí alquilamos moto y comenzamos la ruta en el faro de Barbaria y la terminamos en Salinas. Aquí siempre hay la oportunidad de encontrar un lugar tranquila donde estar sin tanta gente. Una isla con mucho encanto en la que me quedé con un poco de pena de conocer más a fondo, pero tocaba volver a Ibiza.

Volviendo a Ibiza, de todos los lugares que visité me quedo con la cala de Comte y  la cala d´Hort (Lástima que allí le robaran en el coche a una amiga). En el norte, Benirrás no está mal (es muy famosa porque tocaban los hippies los tambores los domingos, este año están en huelga porque demandan cobrar), pero para mí le dio cien vueltas  pasear desde Portinatx hasta el faro de Moscarter. Vistas del acantilado, espectaculares, calma absoluta, poca gente, sentimiento total de buena energía. Sin duda éste se ha convertido en mi lugar favorito de todo Ibiza.

El penúltimo día la lluvia dio tregua por la tarde y pude visitar parte del Parque Natural de Ses Salines. La playa me resultó horrorosa porque estaba llena de turistas bebiendo, comiendo y los chiringuitos con la música a tope (muy molesto para mí, que sólo buscaba tranquilidad), pero ir a las calas me encantó y caminar hasta la Torre de Ses Portes. Lo más espectacular fue el atardecer reflejado sobre las salinas. Una imagen preciosa para no olvidar.


He visitado otros rincones de la isla, como San Antonio o Cala Llonga, pero no me han gustado tanto, por no decir, nada. Ahora paso a las anécdotas desagradables en Ibiza, porque en Ibiza dudo que uno se pueda ir sin anécdotas, y eso que yo no salí ni una sola noche de fiesta (entradas a 50 euros, copas a 25 y 30 euros, botellines de agua a 10 euros…de vergüenza…un robo consentido).

Mi consejo más grande para Ibiza es que no te alojes en una hostel, salvo que vayas a salir por la noche y dormir durante el día. Esta fue mi opción ya que económicamente era lo único que tenía un precio relativamente adecuado, y eso que pagué 36 euros por una habitación compartida (otro abuso en toda regla). Cualquier otra opción para mi sola no bajaba de 55 euros, y en sitios que sin más.

¿Qué te puede suceder en un hostel en Ibiza por la noche? Simplemente que no duermas nada de nada porque puede haber gente entrando y saliendo de fiesta toda la noche, puede que dejes comida en la nevera de la cocina compartida y alguien se la coma (como me pasó a mí con una fruta que había dejado) o te puede pasar lo más desagradable del mundo, que es que a las 5 de la mañana se os meta en la habitación un chico en pelotas y se tire encima de tu cama (esto pasó en mi habitación, y le sucedió a una chica que dormía en la litera de al lado). Fue una escena desagradable, horrorosa, y aunque echen al día siguiente al tipo en cuestión, ya te queda el runrún las noches siguientes de que nadie se olvide de cerrar la puerta. Así que en alerta cada vez que entraba o salía alguien de la habitación. En conclusión, en mi vida he vuelto más cansada de unas vacaciones.

Mi sensación general con Ibiza es la misma que cuando sales de ver una peli que todo el mundo te recomendó (Sí, esa peli que todo el mundo te dice: “¿De verdad no la has visto? Pero si yo ya la he visto 3 veces, es la mejor película del mundo…” y tú te dices: “pues yo he visto el tráiler y no parece para tanto, pero si todo el mundo lo dice…” Y al final vas a cine, pagas tus 8 euros y sales pensando que eres un bicho raro porque la peli no valía ni para pagar 1 euro), pues esto me ha pasado a mí con Ibiza. Así que mi segunda conclusión es que no es para tanto, está sobrevalorada, alojamientos cutres a 40 euros, agua a 10, gente para todos los gustos, pero mucho personaje…  y la isla… bueno, sin más, tiene lugares agradables, pero desde mi opinión no es para tanto.


Y mi tercera conclusión, y no por eso menos importante, lo mejor de todo ha sido la gente que he conocido. Celia, que me hizo de guía de principio a fin,  Oscar que fue mi compañero de paseo en Salinas y en Llonga. Y finalmente, Susi y Antonia: dos amores austriacas que fueron mis compis de cuarto durante dos días, mis compañeras bajo la lluvia hacia la sesión de yoga solidario, y mis chicas karaoke durante la noche (tenemos unos cuantos conciertos pendientes) Otras personas se cruzaron brevemente en mi viaje, pero también hicieron mi estadía menos solitaria. Y, por supuesto, Gabi, que  hizo un viaje de ida en ferry de dos horas y media y otro tanto de vuelta en el mismo día, para poder vernos en Formentera. Eso es un amor que no cabe en nuestro mapa J