GILI ISLANDS

Escrito por rakelclemen 10-10-2015 en Gili Islands. Comentarios (0)

Nuestro destino era Gili Trawangan, la más grande de las tres Gili, aunque terminamos visitando las otras dos también. Después de dejar el fast-boat nos tocó una caminata muy larga cargando las mochilas hasta el hotel. El hotel estaba genial, unas casitas preciosas, pero muy apartado de lo que viene a ser el centro. De hecho, te dejaban las bicicletas para moverte por la isla. Y ahí nos fuimos el primer día para hacer snorkel en la playa. La primera pega que tuvimos fue entrar en el mar en marea baja con una superficie de coral que se te clava a cada paso, imposible entrar descalzo, al menos para nosotras. El sufrimiento mereció la pena porque pudimos ver cientos de peces de todos los colores y una preciosa tortuga nadando tranquilamente.  La suerte no volvió a cruzarse con nosotras en el agua, ya que por más que pensé positivamente, no volvimos a ver ninguna tortuga, para disgusto mío.

El segundo día nos trasladamos de hotel, para lo que usamos un carro tirado por un caballo, lo cual fue bastante divertido hasta que tuvimos una leve discusión con el conductor respecto al precio (recomendación, siempre, siempre, siempre, negociad el precio antes y preguntad el precio de las cosas).  Alquilamos dos bicis dispuestas a conocer la isla, o al menos parte de ella. Todo fue muy bien, peces por un lado, arenita por otro,… hasta que quisimos irnos a comer y nos dimos cuenta que no recordábamos la contraseña del candado. Después de una hora y cuarto, un litro y medio de agua, risas de unos locales, intento de ayuda por parte del gerente de un hotel, mi ángel de la guarda me dio la inspiración y el candado finalmente se abrió y pudimos volver a usar las bicis. Anécdotas del directo…

Teníamos ilusión por ir al este de la isla a ver la puesta de sol, y desde luego no nos defraudó. Solamente que el camino no era muy ideal y no estaba iluminado, como teníamos miedo de perdernos empezamos a pedalear antes de que se hiciera noche del todo. Por la noche nos animamos a salir un rato, pero para la fama de ser isla fiestera, la verdad, que al menos nosotras no encontramos mucho ambiente. Localizamos un local junto a la playa con música en directo y allí nos quedamos.



Al día siguiente nuestro objetivo era Gili Meno, la isla más pequeña. La verdad que esta isla nos resultó un poco decepcionante, por un lado en algunas zonas había demasiada corriente para hacer snorkel de modo seguro, y por otro lado muchas zonas estaban muy abandonadas, el lago muy seco,… en fin, bastante desolador y decepcionante a nuestro parecer. Aún así, al sur de la isla hemos encontrado una zona bastante buena para ver peces.

Gili Air fue nuestra última excursión en las Gili. Esta isla es muy bonita, sólo tiene una pega, que han construido tan cerca de la orilla que en marea alta no hay playas, pero nada de playa. De hecho, decidimos pedirnos algo en un bar de un hotel y meternos desde allí al agua. Cuando regresamos a nuestra isla descubrimos que estaba sin luz, hasta la hora de cenar no regresó la luz en Trawangan, pero al menos volvió. Teníamos intención de hacer otro intento de salir de fiesta, pero yo estaba demasiado agotada para trasnochar y al día siguiente nos tocaba viaje largo de regreso a Bali.