MIS VIAJES

homestay

MI HOMESTAY, MI FAMILIA.

Escrito por rakelclemen 05-07-2014 en homestay. Comentarios (0)

MI HOMESTAY, MI FAMILIA.


Los voluntarios la primera semana tienen que vivir con una familia de aquí, la segunda semana uno decide o seguir con la familia o trasladarse al campamento. Mi familia es tan encantadora que decidí quedarme los 20 días con ellos.

La madre se llama Yirlani y es de mi edad, el padre Edin, el niño mayor, que tiene 4 años Dani, y el pequeño, que cumplió hace dos días 3, forman mi pequeña familia aquí. Me cuidan mucho, Yirlani siempre pendiente de que coma, Edin me acompaña en las comidas y los pequeños me abrazan cuando llego y siempre quieren jugar conmigo, a la comba, al caballito,… la verdad que son unos terremotos y son adorables, menos cuando les dan rabietas, como a todos, claro.

La comida aquí es básica, básica, arroz y frijoles, siempre, y cuando digo siempre, es siempre. Incluso si hacen pasta, también hay arroz y frijoles, el tema de los frijoles lo negocié sólo para las comidas, porque realmente pensé que terminaría explotando. Y luego todo es carne, pollo, algo de atún o lo que sea de pescado, y algunos días algo de verdura, pero los menos. Echo tantas cosas de menos… pero esto es temporal, así que no pasa nada.

El desayuno suele ser café con leche en polvo, empanadas de queso (se hacen con harina de maíz, queso y aceite de palma) o pancakes, vamos, más calorías no puede tener todo. Y un días me pusieron también arroz y frijoles y pensé, no, por favor, me voy a atascar! Jajaja

Mi habitación es la más grande y tiene una cama enorme, y ellos duermen en una habitación pequeña, los 4 juntos, la verdad que me da apuro, pero aquí son así las cosas. El baño es mediano y el agua llega de un pozo con un sistema eléctrico que llega un tanque y de ahí se llena y se distribuye a la casa. Olvidaros de las cañerías largas y todo va a la parte de atrás de la casa.

Mis amigos los animales… además de mosquitos, y las omnipresentes hormigas, hay cucarachas, y miles de bichos, aunque el que realmente me dio asco fue un ratoncito negro. Buah esa noche cuando fui al baño, yo enfocando todo con la linterna en plan peli de terror, menos mal que no volvió a aparecer el roedor. Qué asco!

El cumpleaños de Joe fue genial, vinieron muchos niños del pueblo, hubo juegos, arroz con pollo, y tarta. Intenté regalarle un balón, pero aquí es imposible conseguir nada, así que un cuaderno para pintar y unas témperas, eso fue todo lo que conseguí.

La verdad que a pesar de todas las incomodidades, estoy encantada con mi familia adoptiva aquí, son encantadores y lo mejor, que la casa está junto al campamento, por lo que en un minuto llego. Y charlo con Yirlani, veo la tele con los niños. Ayer, sin ir más lejos vimos una película de Cantinflas, recordando viejos tiempos. No cambiaría a mi familia adoptiva por nada!


MI HOMESTAY, MI FAMILIA.

Escrito por rakelclemen 05-07-2014 en homestay. Comentarios (0)

MI HOMESTAY, MI FAMILIA.


Los voluntarios la primera semana tienen que vivir con una familia de aquí, la segunda semana uno decide o seguir con la familia o trasladarse al campamento. Mi familia es tan encantadora que decidí quedarme los 20 días con ellos.

La madre se llama Yirlani y es de mi edad, el padre Edin, el niño mayor, que tiene 4 años Dani, y el pequeño, que cumplió hace dos días 3, forman mi pequeña familia aquí. Me cuidan mucho, Yirlani siempre pendiente de que coma, Edin me acompaña en las comidas y los pequeños me abrazan cuando llego y siempre quieren jugar conmigo, a la comba, al caballito,… la verdad que son unos terremotos y son adorables, menos cuando les dan rabietas, como a todos, claro.

La comida aquí es básica, básica, arroz y frijoles, siempre, y cuando digo siempre, es siempre. Incluso si hacen pasta, también hay arroz y frijoles, el tema de los frijoles lo negocié sólo para las comidas, porque realmente pensé que terminaría explotando. Y luego todo es carne, pollo, algo de atún o lo que sea de pescado, y algunos días algo de verdura, pero los menos. Echo tantas cosas de menos… pero esto es temporal, así que no pasa nada.

El desayuno suele ser café con leche en polvo, empanadas de queso (se hacen con harina de maíz, queso y aceite de palma) o pancakes, vamos, más calorías no puede tener todo. Y un días me pusieron también arroz y frijoles y pensé, no, por favor, me voy a atascar! Jajaja

Mi habitación es la más grande y tiene una cama enorme, y ellos duermen en una habitación pequeña, los 4 juntos, la verdad que me da apuro, pero aquí son así las cosas. El baño es mediano y el agua llega de un pozo con un sistema eléctrico que llega un tanque y de ahí se llena y se distribuye a la casa. Olvidaros de las cañerías largas y todo va a la parte de atrás de la casa.

Mis amigos los animales… además de mosquitos, y las omnipresentes hormigas, hay cucarachas, y miles de bichos, aunque el que realmente me dio asco fue un ratoncito negro. Buah esa noche cuando fui al baño, yo enfocando todo con la linterna en plan peli de terror, menos mal que no volvió a aparecer el roedor. Qué asco!

El cumpleaños de Joe fue genial, vinieron muchos niños del pueblo, hubo juegos, arroz con pollo, y tarta. Intenté regalarle un balón, pero aquí es imposible conseguir nada, así que un cuaderno para pintar y unas témperas, eso fue todo lo que conseguí.

La verdad que a pesar de todas las incomodidades, estoy encantada con mi familia adoptiva aquí, son encantadores y lo mejor, que la casa está junto al campamento, por lo que en un minuto llego. Y charlo con Yirlani, veo la tele con los niños. Ayer, sin ir más lejos vimos una película de Cantinflas, recordando viejos tiempos. No cambiaría a mi familia adoptiva por nada!