MIS VIAJES

General

Hasta Pobeña...

Escrito por rakelclemen 06-07-2013 en General. Comentarios (0)

ULÍA-GETARIA

Este fue el día que más kilómetros hice, y fue el primer día que caminé casi todo el tiempo sola. Lo más destacable es que atravesando el monte Igueldo, que es bastante más grande de lo que yo pensaba, se puede hacer una pequeña parada a llenar la botella de agua en un pequeño espacio que ha preparado un hombre de más de 80 años amante de el Camino de Santiago. Yo no tuve el placer de conocerle, pero debía ser realmente peculiar el hombre.

Aquí ya empezó el barro durante bastante tiempo, y entre asfalto y barro llegué a Orio. Allí dudé si alojarme allí en el albergue de Doña Rosa o continué, tomé esta última decisión, la cual resultó no ser muy acertada. Tras recorrer tres veces Zarautz buscando alojamiento, terminé encontrándome con Jean Carlo y los albergues inexistentes o completos. Así que no nos quedó más remedio que caminar otros 7 kilómetros más hasta más allá de Getaria, atravesando el pueblo, viñedos,… hasta el dichoso albergue. Ducha, lavar ropa, cenita y a adormir. No dio para más el tiempo.

GETARIA – DEBA

Hacía años que no visitaba Deba. Allí nos alojamos en una antigua escuela y en ella nos alojamon muchísimas gente, más de 40 personas. El camino aquel día, que comenzamos Jean Carlo y yo en Getaria, pasaba por Eibar, poco después dejé allí a mi compañero italiano cuidándose los pies y yo continué el camino a ratos sola, a ratos cruzándome con gente, y con barro que hizo que mis botas pesaran al menos dos kilos más cada una.  Menos mal que encontré a un americano que hablaba y hablaba y mientras me contaba su vida atravesamos el barrizal…

Mi parada para comer la hice en Itiziar en un banco con vistas a un paisaje espectacular. Y ya cerca de Deba un hombre comenzó a darme conversación, y casualidades de la vida que es un hospitalero que me acompañó hasta el centro del pueblo mientras me explicaba todo lo que debía saber  para no perderme al día siguiente… explicación que no fue suficiente, ya que al día siguiente me perdí (quiero dar las gracias a los dueños de el terreno que borran las flechas amarillas para que los peregrinos no pasemos por ahí).

La noche de Deba coincidió con la de San Juan, así que como no había toque de queda en este albergue bajamos a la plaza a ver cómo celebraban en Akelarre, muy interesante y bonito, aunque tardaron más de 15 minutos en conseguir que se encendiera la hoguera y cuando comenzó a arder comenzó la lluvia… pero no fue tan fuerte como apagarla… Menos mal!

DEBA – MARKINA

Fue sin duda la etapa más dura, prácticamente todo el tiempo sola sin cruzarme con apenas gente, sin pueblos, sin casas, con todo mojado sin dar opción a una parada de descanso. Terminé tirando la mochila en mitad de la carretera para comer algo y seguir subiendo y subiendo y subiendo… para terminar bajando, bajando,….

En Markina el albergue es un monasterio, en una parte de él aún viven 4 monjes. El hospitalero, Luis, de Barcelona, realmente encantador, quería dejarme unos tapones para el ruido, para que no me pasara lo de la noche anterior, imposible dormir con tantos ronquidos. En Deba por un segundo pensé que estaba durmiendo con dinosaurios, horrible… así que para evitar otra noche sin pegar ojo, terminé comprándome unos estupendos tapones… la mejor compra que he hecho en todo el camino (además de mi heladito diario).

La anécdota de Markina fue el cajero, que en lugar de dar dinero, se tragaba las tarjetas, lo cual está muy bien para ahorrar, pero a mí me supuso tener que esperar por la mañana a que abrieran el banco…

MARKINA – GERNIKA

Sin duda esta ha sido de las etapas que más disfruté a pesar de ser de las más duras,  barro, cuestas, charcos…, más charcos, montaña, zarzas, ortigas, riachuelos… Una aventura! Pasé lugares preciosos como Itziar, la ermita de Andra Mari, por Zarra…

La tarde la dediqué a leer y pasear por Gernika, primero sola y luego con otros peregrinos. Para cenar nos juntamos unos cuantos y lo pasamos genial. Por cierto, en Gernika no hay albergue de peregrinos, hay unos juvenil carísimo, así que casi todos terminamos en un hotel que hacer oferta peregrino con cena y todo… salí lo más rentable dentro de lo que había…

GERNIKA – LEZAMA

Aquí ya empecé a sentir que ya se acababa mi camino, ya tan cerca de casa… pero el sol nos acompañaba y Jean Carlo me acompañaba, decía que yo era su guía, al final no sé quién guiaba a quién, la cosa es que estuvimos perdidos casi 40 minutos dando un rodeo enorme y nos dimos cuenta hasta que volvimos a pasar por delante de una caravana abandonada… yo quería pensar que era otra… pero no, era lo mismo… Menos mal que lo tomamos con humor… pero en el fondo da un poco rabia que no esté tan bien señalizado el camino como debería…

Lezama con sol, Lezama con un albergue de 22 plazas, más de 10 personas han tenido que buscar otro lugar donde dormir, Lezama con sol, Lezama con Máximo, un hospitalero de Santurtzi realmente encantador también,… y Lezama con mi amiga Ali que vino de visita una horita!

LEZAMA – PORTUGALETE

Si ha habido una etapa que no me haya gustado mucho ha sido esta… Bilbao, los coches, la gente, el ruido… después de una semana de tranquilidad, de campo, de animales, de fuentes, cascaditas, riachuelos y flores… se hizo duro. Había dos opciones y elegimos el camino más corto, sin pasar por Kobetas, siguiendo la carretera de Zorroza. En Bilbao dejamos a mis 3 pilares, que querían visitar la ciudad y continué con otros 3 peregrinos estupendos, Caroline (Alemania), Charlie y un chico Irlandes del que no recuerdo el nombre, hasta Portugalete. Allí vimos que la iglesia estaba cerrada y yo me fui a casa mientras ellos buscaban alojamiento. Todo el mundo iba a dormir en mi casa y finalmente nadie vino.

SESTAO – POBEÑA

Creo que esta parte la hago prácticamente todas las semanas en bicicleta, pero el camino te desvía por otra zona donde yo perdí mi reloj… cosas de el directo… Lo bueno de ese día fue encontrarme con la gente, disfrutar de la playa y compartir mis últimas horas con Jean Carlo, Xema y Mariana.

Las despedidas son siempre tristes, pero si son de gente tan especial a la que no creo que sea tan sencillo volver a ver, y en el momento en que me despedía  del Camino hasta otro año… la tristeza es mayor.

Mientras veía como el autobús me alejaba de esa gente que por unos días me habían dado tanto, comencé a notar una especie de nudo en la garganta que me oprimía y una gran tensión en los ojos que se cargaban de lágrimas mientras pensaba… “Y si me olvido de mis responsabilidades y sigo hasta Santiago? ¿Y si después de Santiago sigo con mi mochila por el Camino Francés, y luego el de La Plata…? ¿Y si…? …, Y cuando perdí de vista el albergue,   un sol rojizo a lo lejos me hizo sonreír y sentir  que el mundo es maravilloso por darme estas experiencias de vida tan gratificantes.

 ¡Gracias a todos y buen camino 2013!

CAMINO DEL NORTE… (o el camino de el barro)

Escrito por rakelclemen 06-07-2013 en General. Comentarios (0)

Siempre es complicado trasmitir todo lo que siento cuando viajo y creo que es esta ocasión, la tarea resulta un poquito más complicada por todo lo que me ha hecho sentir este caminar por País Vasco durante 8 días. Así que trataré de explicar un poco por qué zonas he pasado y qué gente he ido conociendo durante estos días.

IRÚN – ULÍA

La tarde anterior a comenzar el peregrinaje viajé en autobús de Bilbao a Irún. En el albergue de peregrinos de Irún, me recibió una maravillosa hospitalera de Zaragoza, que se llama Rosa. Yo iba con dudas, sin saber muy bien cómo era eso de los albergues, y ya fue verla a ella y mis miedos se esfumaron.

Irún no tiene nada especialmente destacable, o al menos yo no lo vi, pero pude pasear y leer tranquilamente en un banco. Aunque había comprado algo para cenar, porque teníamos cocina, no use la comida porque Jean Carlo, un italiano de cerca de Venecia,  preparó pasta para los primeros que habíamos llegado, así que ya fue una cena especial compartiendo comida unos cuantos que estábamos allí. En ese mismo momento también conocí a Xema, un valenciano, que me ha acompañado mucho durante el camino. Y, por supuesto, también compartí habitación con Mariana, una jovencita que vive en Montreal pero nacida en Armenia. Así que hechas las presentaciones de mis tres pilares de este pequeño camino puedo empezar a caminar con vosotros por este embarrado camino.

La mañana que salí de Irún llovía intensamente y no cesó la lluvia hasta casi el final de la etapa. Aunque empecé el camino sola pronto me encontré con Xema y seguimos el camino juntos, charlando, bebiendo en cada fuente natural que encontrábamos, y disfrutando de un paisaje impresionante. Lástima que la niebla no nos dejaba divisar las costa, aún así subir al Santuario de Guadalupe y atravesar el bosque fue precioso.

La primera parada la hicimos en Pasaia, un pueblito con puerto en el que comimos un bocata sentados en un banco mirando a la costa. La parada esa fue muy oportuna porque luego comenzó una ascensión por unas escaleras empinadísimas que nos llevaba entre arbustos, restos de acueductos y pequeñas cascaditas al monte Ulía.

 

Aunque mi idea era seguir hasta Donosti, como lo mío es la improvisación y tratar de aprovechar esas casualidades que nos ofrecen la vida, pues finalmente decidí quedarme, junto a Mariana en una pequeña casa en lo alto del monte Ulía donde paramos a descansar. Esta casa es especial por muchos motivos, por su ubicación, por el detalle con el que está puesto todo, y por su gente. Nos dijeron que llegábamos en el día ideal porque ese día celebraban una fiesta en Irún… Y si, después de caminar durante 7 horas en sentido opuesto… a las 6 de la tarde volvía a estar cerca de Irún, en otra casa que tienen ellos, donde se celebraba la fiesta.

Ante mi sorpresa me encontré en una comunidad Hebrea, que se disponía a celebrar el Saabhat (sábado), que es su día de descanso. Así que en unos minutos me encontraba bailando con ellos en círculo, mientras unos tocaban el acordeón, el violín, el contrabajo,… Tengo que comentar antes de seguir, que en esta comunidad viven unas 50 personas, que todos van vestidos igual y las mujeres y niñas tienen el pelo larguísimo, al igual que los hombres y los niños, que todo lo que comen lo crían y hacen ellos, y que los niños no van a la escuela, todos estudian allí. Luego tienen una visión de la vida muy distinta a la nuestra, en la que algunas cosas coincido en opinión y en otras no… Antes de cenar, cada uno dijo expontaneamente su agradecimiento y su oración, unos en inglés, otros en castellano… y luego comenzamos a cenar… todo riquísimo, la pizza era toda casera, el queso hecho por ellos, todo, todo…incluso el helado delicioso que nos dieron de postre. Lo que más me sorprendió fue que bebían Kéfir, que yo siempre lo he tomado como yogurt.

Después los niños hicieron dos pequeñas representaciones de teatro, una fábula de “El cuervo y el queso” y de un pasaje de la Biblia. Y durante este tiempo compartí con mucha gente su experiencia de cómo habían llegado allí, lo cual me resultó emocionante… La verdad que mi primer día fue el más intenso y especial de todos, y tengo mucho que agradecer a esta comunidad que a cambio de nada te abren las puertas de su casa.

Ultimos días en Marruecos

Escrito por rakelclemen 02-09-2012 en General. Comentarios (0)

16-8-12

Último día en Marruecos. Mañana no lo cuento mucho porque creo que lo pasaré de aeropuerto en aeropuerto. Hoy viajamos a Essauoira, en la costa y me apetece mucho después de tanto tiempo de arena y calor.

Ayer el día fue una paliza tras diez horas de bus por carretera con curvas, aunque se me pasaron rápido las horas dormitando. En Marrakech nos hemos alojado en un hotel cerca de la plaza FNA, pero que nos ha salido por 5 euros por cabeza, los 5 en una habitación con una ducha que está como en una especie de armario. Pero para lo que queríamos nosotros, dormir, era suficiente y el hombre de recepción es superamable, así que creo que me quedaré esta noche aquí también, porque tiene una habitación para mí por 8 euros.

Ayer por la tarde paseamos con el zoco e hicimos las últimas compras. En el zoco venden de todo y es una locura. Los vendedores (todos hombres, para no variar) saben castellano, francés, inglés, italiano y uno sabía hasta algo de euskera. “neska polita” “eskerrik asko”,… Algunos son muy simpáticos y otros resultan muy pesados, por lo insistentes que son.

A las 8 nos reunimos con Mónica y Maria. Cenamos juntos en la plaza en unos puestos donde sirven pinchitos, couscous y un montón de cosas más. Yo pedí calamares, pero no estaban demasiado buenos y eso que tenían muy buen aspecto. Tuvimos la “suerte” de ser acompañados por un gato callejero que terminó arañando, como no podía ser de otra manera, a Carlos. La cenita la rematamos con un helado buenísimo y de ahí al hotel, salvo María y Mónica que se acercaron a la oficina de Supratours a por los billetes de hoy.

Al principio, en la habitación, entre el calor y el ruido que había no me podía dormir y eso que estaba agotada y Carlos nos puso para “relajarnos” un directo de Bashir cantando Lala Fátima.

Ahora, sentada en una terraza esperando el desayuno, después de haberme despedido de Carlos, Cris, Estefanía y Oscar, es cuando me doy realmente cuenta de lo a gusto que estaba con toda la gente y de cuánto voy a echar de menos a muchas personas.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Menuda movida en el autobús a Essaouira. Un hombre ha empezado a chillar al conductor, porque iba adelantando como un loco, todo el tiempo en sentido contrario. Se han enzarzado en una discusión bien gorda y al de un rato, hemos pasado un radar (dos policías, uno sujetaba el trípode y otro la sombrilla). El conductor ha parado, ha ido a donde los policías y les ha dado dos besos. Nosotros no entendíamos muy bien qué pasaba hasta que hemos parado en un área de descanso y ha llegado el coche de policía y le han pedido los papeles al turista que chilló. Han boceado, se han abrazado y todos tan contentos. Aunque al conductor le noto aún de mala leche y quitándose el sudor de la frente con un papel. Como diría Obelix “están locos estos “romanos””.

17-8-12

Imposible dormir aquí. Estoy en mi habitación, con cama, mesilla, armario y lavabo. Ayer no podía pegar ojo en toda la noche. Me molestaba la almohada gigante y dura, y había un continuo ajetreo en la calle que parecía que les tenía a todos metidos en mi cuarto… Así hasta las 3 de la mañana. Así que no he dormido tantas horas como quería y necesitaba después de la aventurilla de ayer.

Según llegamos a Essaouira nos dicen en la estación que no ha tickets de bus de vuelta en todo el día. Estupenda noticia para mí que me iba al día siguiente, pero como una mujer marroquí muy amable nos había contado en el bus que la gente regresa en taxis de 6 en 6 por 50 Dh cada uno, no nos preocupamos en exceso. Hablamos con 3 chicas de Barcelona que viajaban en el bus y regresaban en el día y quedamos a las 7 con ellas para el tema del taxi.

Essaouira es un pueblo pesquero en el que, al contrario que el resto de pueblos que visto hasta ahora, las casas fueron pintadas de blanco, en lugar de dejarlas con el color del barro. La primera sensación agradable fue el fresquito, que se convirtió en frío por la tarde. Corría continuamente el aire y en especial en la playa, donde el viento era más fuerte y mucha gente estaba practicando windsurf y kytesurf.

Fuimos a comer pescado en el puerto, como es tradicional aquí pero, nos volvieron locas, querían echarnos lo que ellos querían de pescado. Nos agobiaron tanto que nos fuimos a una terraza a comer y allí disfrutamos de lo lindo con un tajin de gambas y calamares. La pega fue que había miles de gatos y uno amenazaba con subirse a la mesa.  

Paseamos por el puerto, lleno de gaviotas y por la orilla de la playa. Cuando llegamos a la playa hacía demasiado frío para bañarnos, además el agua estaba helada, así que nos sacamos unas fotos y dimos un paseo.

Volvimos a la zona amurallada donde había miles de puestos en cada calle. Allí estaba todo ordenado y limpio, nada que ver con el zoco de Errachidia o Marrakech, que son mucho más caóticos. Lo malo, que hubo otra pelea. ¡Qué agresividad! Me pregunto si será por el Ramadán, pero aquí en seguida se lían a puñetazos.

Llegamos al punto de encuentro y nos esperaban las tres amigas de Barcelona muertas de frío. Ahí empezó la locura de conseguir un taxi. Los petit taxis no nos llevaban a Marrakech y todos los demás nos llevaban por 1.000 Dh. Uno nos mareó diciendo que si esperábamos hasta después de su desayuno 20.30 h que nos lo dejaba a 450Dh pero, al final pagamos entre todas 600 Dh, 10 euros cada una, que tampoco está nada mal.

Viajamos en una furgoneta muy chula y, lo cierto fue que el conductor fue el más precavido de todos hasta ahora. Respetaba las señales, conocía donde había cada control de policía, no corría más de la cuenta y en ningún momento arriesgó.  Así llegamos a la plaza FNA muy cansadas pero contentas. Nos despedimos de nuestras compis de viaje y nos fuimos Moni, María y yo en busca de un helado.

¡Qué agobio de gente! Cientos de personas paseando, comprando y comiendo. Yo estaba agotada y me retiré a tratar de descansar, aunque no lo conseguí del todo. El hombre de recepción es majísimo. Estaba preocupado por mí, preguntándose dónde me había metido tantas horas fuera de allí. Charlamos un poquito y me fui a la habitación.

Ultimo día, desayunaré, pasearé un poco con Maria y Moni y al aeropuerto. Por un lado tengo ganas y por otro me da pena cerrar esta nueva aventurilla.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Aeropuerto de Madrid, lo que supone fin de la historia. Desayuné hasta las orejas en una terraza mientras leía tranquilamente, di un paseo por FNA y la mezquita. Para cerrar el viaje Moni, María y yo callejeamos por el zoco, una locura de callejuelas y puestos. Yo no compré nada porque ya no tenía más que para el autobús al aeropuerto.

No he tenido tiempo de pensar o ponerme triste porque ha sido subirme al autobús del aeropuerto y conocer a Diego, un chico chileno que lleva año y medio viajando. Gracias a él el tiempo se me ha pasado volando hasta aquí.

Adiós Marruecos, adiós Errachidia,… Tal vez no regrese nunca, es muy posible, pero ¿quién lo puede asegurar? La vida da tantas vueltas que uno nunca sabe a dónde le llevará su destino. De momento me llevo en mi maleta de viajes otra gran experiencia, un montón de fotos y la dirección de nuevos amigos. No os imagináis cuánto me  alegra haber podido volver  a compartir con todos vosotros uno de mis viajes. Muchísimas gracias.

Adios Errachidia

Escrito por rakelclemen 01-09-2012 en General. Comentarios (0)

13-8-12

Estoy junto a Pascual preparando nuestro dueto de Luis Fonsiy Merche. “Mi corazón da un paso al frente y vuelve a ti.” Buenísimo, me estoyriendo muchísimo.

Esto ya se está cerrando, por la mañana terminamos de pintary por la tarde se ha hecho gynkana con los niños, de despedida. Había refrescoy tartas para el final. Los niños, creo que se han divertido mucho con losglobos, las carreras de sacos y demás pruebas. Esta vez yo no he tenido mucharelación con los niños, por un lado me ha dado pena no conocer a más niños deaquí pero por otro lado he estado más tranquila, que era lo que me apetecíaeste año.

Hoy, mientras estábamos tomando algo, se ha liado una muygorda, se pagaban muchos. Unos han cogido palos para defenderse, y todo esto enla entrada del mercado. Eso sí, como ha empezado todo ha acabado, todo en unabrir y cerrar de ojos. Ha sido la llamada del desayuno y todo ha vuelto a lacalma, felizmente.

Ahora está todo el mundo acicalándose para la fiesta dedespedida en la piscina del hotel. Los chicos de aquí algunos con corbata ytodo, muy elegantes. Aunque al ritmo que vamos nos van a cerrar la piscina.Preparados, listos, yaaaaaaaaaa.

14-8-12

6 de la mañana. Acaban de irse María y Mónica, y me vieneahora esa sensación tan agridulce de las despedidas, esa sensación tan familiaren cada viaje. La parte más agradable de haber disfrutado una buena experienciacon gente simpática, y que merece mucho la pena, sabiendo que en 24 horas seréyo la que salga de este cole y no vuelva a coincidir con mucha gente nuncamás.  Y si nos encontramos, será en otrasituación. Nada de pan con mermelada para desayunar justo antes de ir a pintar.La espera preguntándonos si Aiman vendrá o no a ayudarnos. La ilusión de pintarnuevas ideas. Esas tardes con siesta, charlas, zumos, paseos y wifi, las clasesde árabe y cultura de Bashir, con su Lala Fátima y sus ideas espontáneas dehacer cosas.  Cena con pasta y melón oyogur caliente y noche de actividades variopintas, de risas y buen ambiente.

¿Qué los baños no eran tan higiénicos? ¿Qué hay una poza muyguarra en la que se crían sapos? ¿Qué al final nada estaba bien organizado y secambiaban las cosas mil veces? Creo que nada habría sido igual sin todo eso.Sólo habría eliminado la poza y el hecho de haber tanta gente enferma, que noha podido disfrutar de eso al 100%.

Ya estoy escribiendo el cierre sin contar la fiesta en lapiscina de ayer, que fue divertidísima. Bañarnos de noche con música y echarunos bailoteos al estilo marroquí y las risas, sobre todo las risas,inolvidable. Fue una fiesta original, sobre todo porque uno casi olvidaba queestaba en Errachidia, y a la vuelta, en casa, casi todos asaltamos el pastelque había sobrado de la tarde, al fin y al cabo aquí eran las 2 de la mañana,las 4 en Bilbao.

15-8-12

Ya estamos en el autobús camino a Marrakech. Estamos enQuazarzate, se acaban de bajar Oihane y Miren, se queda aquí para continuar suviaje. Este viaje parece muy turístico. Hay varios estudios de grabación que seutilizaron en películas como La Momia, Star Wars. Continuamos el viaje, Cris,Carlos, Estefanía, Oscar y yo. Qué lástima despedirme de mis dos chicasvasquitas, que tanto me han acompañado en esta experiencia y a las que esperovolver a ver dentro de poco.

Ayer, la excursión en la garganta del Ziz estuvo muy bien,aunque fue una paliza caminar tanto. Era junto a un rio en el que habíahuertos, algún pastor con cabras y ovejas. El lugar era precioso, pero el ríono era apto para el baño. Fue una pena, porque íbamos sobre todo con ganas deun bañito.

Por la noche intercambiamos teléfonos, emails ydedicatorias. Fue un momento emotivo, despedirme de cada uno, ese nudo en lagarganta,… El primero en irse fue Ferrán, después de un mes por aquí, y luegoya dijimos adiós los que partíamos hoy.

Por la noche no pude dormir fuera como yo quería. Se levantóun viento horrible, de golpe, que golpeaba la puerta y ventanas y llenó todo dearena. Como para estar en el desierto…

Hoy por la mañana nos hemos despertado muy temprano porque alas 5 han llegado algunos de los voluntarios del siguiente grupo. Venían desdeTánger.  En el baño se ha quedado Rudolf,el sapo y yo he dejado todo recogido encima de la colchoneta donde he dormidocada noche.

Qué tristeza me ha dado despedirme de Andrea, Eli, Vicky y Pascual,también estaban Redha y Aiman. Ha sido emocionante, la mitad con los ojosllorosos y todos aplaudiendo cuando salíamos por la puerta, se me ha puesto lapiel de gallina y un nudo enorme en la garganta.

Cómo me gustaría volver a juntarme con todo en algún otrolugar. Ojalá pueda encontrarme con todos ellos en algún momento de la vida, quenuestros caminos vuelvan a unirse. Gracias a cada uno de ellos esta experienciase ha pasado de ser un viaje más a una experiencia bonita e irrepetible.

Me olvidaré de la gente mirando a las mujeres como bichosraros por la calle, de la falta de libertad como la entendemos en Europa paralas mujeres. Y me quedaré con las paredes pintadas y esos colores querepresentan el momento que vivimos, el teatro con los niños, los zumos que eranmomentos de reunión y tantos instantes que me hacen sonreír al recordarlos.

Me voy sabiendo que no volveré a Errachidia, esta vez notengo duda, ése no es mi lugar, pero es una buena experiencia para unatemporada corta. Para mí ha sido un reto personal hacer algo que nunca habíahecho anteriormente, pintar, especialmente saber que se me da mejor de lo queyo habría pensado nunca. Convivir con otras 22 personas sin ninguna dificultado problema. Este Gran Hermano sin cámaras que me ha devuelto la sonrisa, lasganas de reírme y disfrutar de cada instante.

Epidemia

Escrito por rakelclemen 01-09-2012 en General. Comentarios (0)

10-8-12

Día de limpieza. Está “todo” o casi la mitad de la genteenferma. Todos con mucha fiebre y gastroenteritis, parece una epidemia, comouna serie de esas en las que uno no sabe quién va a ser el siguiente encontagiarse. Así que hemos estado limpiando todo bien, porque pensamos que algotendrá que ver la higiene en todo este asunto. Además del pozo lleno deporquería que creo que deberían quitar, ya que eso es un foco de infecciones.

Andrea y yo nos hemos dado una buena pechadita a limpiar (esnuestro turno), porque el baño y todo cuesta limpiarlos bien, entre otras cosasporque no tenemos buenos utensilios de limpieza o un buen desinfectante.

Creo que no nos va a dar tiempo a pintar todo lo quequeríamos. Entre las bajas por enfermedad y el poco tiempo que queda, nosconformaremos con acabar la zona del zoo y algo del bosque y la parte de laluna, y con eso, más que contentos.

Los de las actividades han tenido pocos niños. Entre elcambio de horario y que es viernes, su día festivo, parece que ha bajado el númerode chavales, lo que ha significado que hayan estado más tranquilitos que otrosdías.

La tarde ha sido entretenida. Me he reído muchísimo conCarlos y sus anécdotas. Resulta que ayer se hizo una herida en el dedo gordo yhoy le han pisado dos veces en el ese mismo sitio, Ley de Murphy. Pero, paracolmo de males, cuando estábamos en el museo de la Caravana de artistas, en unade las habitaciones ha ido a sentarse y ha pisado una mierda que había en unade las alfombras. Supuestamente el dueño del excremento era un gato pero ni eltamaño ni mucho menos el horripilante olor correspondía a ningún gato.

A parte de la anécdota, el museo estaba bastante bien. Teníamuchas pinturas y piezas antiguas de la zona. Entre otras cosas había un trajeantiguo de novia y de novio, una cajita plateada donde se guarda el aguasagrada que se recoge en un lago de La Meca, durante la peregrinación.

Así mismo, nos han explicado la historia de un pueblo dondecelebran una vez al año, sobre septiembre, una boda multitudinaria en recuerdode una leyenda que cuenta que, una pareja de distintas tribus se enamoró. Comosus familias se opusieron a esa unión, los amantes lloraron tanto que formarondos lagos (de los que no recuerdo el nombre) y en los que terminaron quitándosela vida. Y desde entonces, esta ceremonia se hace en recuerdo de ellos. Todoesto nos lo contaron porque estaba representado en un cuadro ubicado en lahabitación de la “caca de gato”.

Hoy para variar un poco la cena, algunos hemos ido a cenar aun restaurante, el Miramar, para comer bocadillo y pizza y posteriormente hemostenido reunión.  Ahí hemos comentadoalgunos puntos sobre el coordinador de pintura que no coordina mucho, sobre lahigiene y otros temas interesantes, la pena, que quede tan poco para irnos ya.

Estoy escribiendo bajo la luz de la linterna, que se me haroto y casi lo veo. Voy a apagarla ya que el campamento base bajo los árbolesya duermo desde hace rato y yo necesito también descansar.

12-8-12

Ya es domingo y queda poquito por aquí. Cada vez hay másgente enferma, porque enferman nuevas personas y no se recuperan los otros deltodo. Alguno ha tenido que ir a urgencias porque estaba peor. Pero no sirviódemasiado la visita al hospital, les recetaron a todos prácticamente lo mismo yno les miraron demasiado. Dijeron que era normal, pero a mí no me parece normalque hay gente que sangre al ir al baño.

Ayer el día fue muy normalito, primero pintar, hacer compraspara los enfermitos, comer, lavar ropa, tomar un zumo, pintar y barbacoa. Parala barbacoa, Oscar con la ayuda de Eli preparó unas tortillas de patatariquísimas y luego se hicieron unos pinchitos de pavo ricos, pero un pocosecos.

Lo mejor vino después, que bailamos canciones del verano yotras de hace más años, fue divertidísimo. Pascual que baila graciosísimo ytermina levantando una pierna cuando acaba la canción, me muero de la risa. Esosí, volvimos a acostarnos tardísimo y he dormido muy poco. Además por la mañanalas moscas estaban muy pesadas y los pájaros como locos, de hecho uno me hacagado y he librado por los pelos, ha caído en la almohada.

Ya llevamos bastante avanzada la pintura, aunque aún queda.Hoy estoy bastante cansadilla y me he dormido antes de comer. La comida hoyestaba riquísima, ensalada de patata, zanahoria y remolacha, el tajín de pollono podía estar más rico, y de postre, lo de siempre, sandía y melón.

A las dos hemos ido todos al hotel a ver la final debaloncesto de las Olimpiadas. Lo cierto es que me he terminado quedando dormidaen el sofá, con el aire acondicionado tirada en el sofá tras tomarme un cafécon leche y hielo. Eso sí, el café a precio de Bilbao, 15 Dh. Y antes de ir acenar hemos ido a comer pastas de aquí, que teníamos antojo Pascual y yo. ¡Quéhorror! Son como mazapanes pero con más azúcar. Sólo se libraba una pasta quetenía pinta de panecillo con almendras.

Bashir, en clase, nos ha enseñado  a pedir cosas en un bar y a preguntar al otrocómo está. Para mí es muy difícil el árabe y eso que no hemos tocado el tema deescritura y lectura. Había un concierto en el que iban a tocar Ferran y otrascompis en directo, pero se nos hizo tarde y no fuimos. Lo que sí hicieronfueron los tatus de henna . El mío es muy bonito pero casi no se me nota, creopor el color de mi piel. A lo que ya no me he quedado es a probarme vestidostípicos de aquí porque estoy agotadísima.