LOS LEONES MARINOS DE ISLAS BALLESTAS

Escrito por rakelclemen 03-10-2014 en PARACAS. Comentarios (0)
Viajar a Paracas me supuso el primer gran madrugón del viaje, que no el último, ni mucho menos. Hice el viaje de Lima A Pisco por 28 soles con la compañía Soyuz. El viaje fue acompañada de desierto, chabolas y poco más, y así fue durante unos cuantos días. El bus no me dejó el Pisco exactamente, así que tuve que ir en taxi por 20 soles hasta Paracas, pudiendo así llegar al último tour del día a Islas Ballestas que eran mi objetivo. Así que aún con el mareo del bus me subí al barquito a terminar de marearme. El tour lo hice con Gaviotas Tours por 40 soles, aunque querían cobrarme más, claro... siempre hay que regatear.
En el barquito había un grupo de mujeres de Lima supermajas que se empeñaron en sacarme unas cuantas fotos para que tuviera recuerdo. El tour en sí hizo unas pocas paradas, la primera fue para ver “El Candelabro”, una figura en la montaña de arena que realmente no se sabe exactamente qué es. SE sabe que fue hecha en el 200 dc. Y hay tres teorías: 1 que lo hicieron los Paracas representando un candelabro. 2 Los Nazcas representando un cáctus. 3 tal vez los navegadores como indicadores del Norte – Sur.
Dando saltos y gritando llegamos a Islas Ballestas, que consta de 3 islotes. Lo curioso de estas islas es que debido a una corriente que viene de Ecuador esa zona el agua tiene una temperatura ideal para la gran biodiversidad de especies que habitan.
Hay pingüinos pequeños, lo cuales sólo tienen una pareja en la vida. Los leones marinos, que por aquí hay unos cuantos, en cambio tienen entre 3 y 8 hembras, son más grandes que las lobas de mar y viven una media de 18 años. Como no tienen depredadores en esta zona que les ataquen, suelen vivir bastante. Las hembras tienen una cría cada vez, la gestación es de 11 meses y seguido de tener la cría vuelven a quedar embarazadas.
 Había muchísimas aves guaneras, gaviotas, pelícanos,... La producción de guano allí es tan grande que el olor es horrible, pero para la gente es un gran negocio. De hecho a la aves guaneras las llaman “las aves del billón de dólares” porque cuando perdieron en 1800 y pico la guerra contra Chile, Perú se endeudó y pagaron la deuda de la guerra con ese guano.

Después de sacar mi billete a Nazca con Cruz del Sur (muy buena compañía de buses, es más cara, pero merece la pena) me fui a comer mi ceviche mixto de pescado y marisco... me supo delicioso y espero poder comerlo al menos en otra ocasión antes de acabar mi viaje.

El bus llegó con retraso pero no me aburrí charlando con un chico de Valladolid, Luis, que también viajaba a los mismos lugares que yo, de hecho coincidimos en varios lugares. Oscar me acompañó en el bus hasta Ica, su lugar de residencia. Lástima que mi dolor de cabeza no acompañara al momento para haber podido charlar más con él, pero sus consejos me fueron sumamente útiles en mi breve estancia en Nazca.
Mi alojamiento fue en Yemayá, lugar totalmente recomendable porque sin grandes lujos, la familia que atiende el hostal es sumamente amable y servicial. Con ellos organicé el vuelo sobre las Lineas de Nazca y mi locura de adrenalina por la tarde en el desierto. Pero lo dejo para otro post porque aún tengo que decidir si escribo toda la información que tengo sobre la civilización Nazca o hago un resumen... creo que lo echaré a cara o cruz.